martes, 10 de agosto de 2010

Buena Muerte de mi vida



En Ti pongo, Señor, mi confianza,
engrandeces mi estima tras mirarte,
el alma no se cansa de alabarte
y te entrega mis rezos sin tardanza.

A cambio el resplandor de tu enseñanza
sosiego y bienestar siempre me imparte.
Tu dulce placidez mi baluarte
y tu muerte, de vida mi esperanza.

Tú quitas el temor y me haces fuerte
para que pueda llegar a buen puerto
soñando que tan solo estoy dormida.

Y luego tras el sueño me despierte,
compruebe que también estás despierto
y te mire y te rece de por vida.

1 comentario:

El ave peregrina dijo...

Belleza de poema, como siempre,amiga,
te añado con tu permiso:

Confianza hay que tener
a Él, su rostro le delata
sueño es de la esperanza
y de la clemencia grata.

Un abrazo.

Datos personales

Mi foto
Sevilla, Sevilla, Spain
Sin permiso previo de la autora y administradora del blog o sin citar la procedencia queda prohibido el uso y/o manipulación de su contenido.

Seguidores